ESTANDARTES MILITARES EN LA ROMA ANTIGUA

ESTANDARTES MILITARES EN LA ROMA ANTIGUA. TIPOS, SIMBOLOGÍA Y FUNCIÓN (Libro en papel)

Editorial:
CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS
Año de edición:
Materia
Arqueología
ISBN:
978-84-00-10021-6
Páginas:
640
Encuadernación:
Rústica
-5%
60,00 €
57,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Comprar

Los estandartes ejercieron una importante función en el ejército romano, tanto como engranaje indispensable de la maquinaria militar, a modo de instrumento táctico, como en su faceta emocional, al invocar emociones y enfatizar la identidad colectiva. Poseían, además, una calidad sagrada, vinculada a la esfera de lo divino (por medio de los prodigios), afectados por la creencia en su valor mágico; representaban también el poder público, cuya autoridad encarnaban de forma física, vinculados tanto con las estructuras de gobierno como con la proyección política de los gobernantes (caso particular de la efigie del emperador) y con los presupuestos ideológicos religiosos e incluso filosóficos de cada momento.

El estandarte se integra por tanto en una cultura, y como tal no sólo es su producto sino también su reflejo, su viva imagen expresada simbólicamente. Por ello, se ha querido priorizar la aproximación semiológica al fenómeno, con la ambición de comprender el "lenguaje visual" de los estandartes, partiendo de la premisa de que los motivos simbólicos que constituyen los estandartes tienen una traducción conceptual. Cada elemento transmite un mensaje, y el estandarte en su conjunto sirve como transmisor a través de su simbología. Bajo esta luz, el análisis de su contenido simbólico sería, en suma, una ventana abierta al universo mental del soldado romano y de la sociedad de la que deriva. Ello ha conducido a subrayar la ya sospechada vinculación entre el estandarte y el sustrato mágico-religioso propio de la cultura romana, y a destacar el protagonismo de lo emocional -y particularmente lo sobrenatural- en el funcionamiento de la maquinaria militar romana.

Además se ofrece una visión diacrónica de su realidad, lo que permite observar los cambios ideológicos o políticos que se producen en la sociedad y en el ejército, a través del prisma del estandarte.

Por último, las más recientes aportaciones parecen demostrar que las unidades militares de la Roma antigua no adoptaban formas perfectas sino irregulares y flexibles, en función de las circunstancias del combate. Este hecho obliga a replantear la función del estandarte militar, así como su renovado protagonismo -a la luz de esta nueva evidencia- como instrumento táctico.