ETOLOGÍA

ETOLOGÍA (Libro en papel)

Editorial:
CEU EDICIONES
Año de edición:
Materia
Biología
ISBN:
978-84-92989-83-6
Páginas:
164
Encuadernación:
Otros
-5%
20,00 €
19,00 €
IVA incluido
Disponible en 10 días
Comprar

La observación del comportamiento animal nos es algo innato desde el origen de los primeros homínidos. Por mera supervivencia: antes de la ?revolución neolítica? como cazadores y, posteriormente, también como ganaderos. El estudio descriptivo no llegaría hasta la Grecia clásica y sus postrimerías: Heráclito, Séneca, Aristóteles y Cayo Plinio Segundo. Pero el estudio científico no llegaría hasta que Whitman y Heinroth (s. XX) plantearan los primeros modelos sobre el comportamiento animal. Sin embargo, el verdadero nacimiento de la Etología como disciplina científica debe atribuirse a Konrad Lorenz, Nikolaas Tinbergen y Karl von Fritsch. Estos tres autores supusieron un contrapunto frente al conductismo americano, ceñido al estudio del comportamiento animal en ambientes sometidos a un control, pero ajenos a su libertad en la naturaleza. A partir de entonces (década de los cincuenta) los estudios, con todo rigor científico, han tendido a desarrollarse en medios naturales. A la hora de diferenciar la Etología de la Fisiología, este libro sigue el planteamiento de Tinbergen (premio Nobel de Medicina en 1973), en orden a responder cuáles son las causas inmediatas (mecanismos o causas y desarrollo ontogenético) y cuáles las últimas (adaptación y evolución) del comportamiento. Tinbergen supone la síntesis entre los conductistas (aspectos aprendidos del comportamiento) y los etólogos (aspectos innatos: adaptativos o emocionales). Es decir, aunque el comportamiento venga preprogramado puede variar en base a la experiencia individual (capacidad adaptativa de aprendizaje). En algunos animales se pueden estudiar una serie de comportamientos sociales que, en cierta manera, prefiguran las reglas de convivencia, el altruismo e incluso la moralidad. Así, la Etología nos puede ayudar a conocer la base instintiva del ser humano, por analogía con la de los animales. Muchos pensadores cristianos han dicho que los animales han sido creados para ayudar al hombre. Me pregunto si esto incluirá el ayudarle a entenderse a si mismo. Todos los animales nos observamos mutuamente, pero sólo el hombre racionaliza esa experiencia y es capaz de transmitirla a lo largo de generaciones, enriqueciendo nuestro medio cultural y supranimal.