PAISAJES SONOROS DE CUENCA

PAISAJES SONOROS DE CUENCA (Libro en papel)

Editorial:
UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA
Año de edición:
Materia
Historia
ISBN:
978-84-8427-738-5
Páginas:
86
Encuadernación:
Rústica
-5%
60,00 €
57,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Comprar

Este libro constituye una aproximación múltiple y diversa a los sonidos de la ciudad; técnica y científica por un lado, artística y creativa por otro y pedagógica y de sensibilización por otro, afectando por tanto a diversos campos y disciplinas: urbanístico, físico, perceptivo, estético, artístico, sociológico. Las teorías estéticas sobre el paisaje urbano tienden a ignorar la dimensión práctica de la percepción in situ en la vivencia cotidiana; parece como si la experiencia del paisaje ignorase la mirada cotidiana del usuario del espacio. El paisaje queda enmarcado en un espacio representado que reposa sobre una actitud esencialmente contemplativa, organizada a partir de un punto de vista fijo y único que da por supuesta una distancia entre el sujeto perceptor y el paisaje.Con este libro esperamos buscar una salida a esta concepción estática, planteando nuevas perspectivas que tengan en cuenta las relaciones entre el actuar y el sentir en los espacios cotidianos de la ciudad buscando nuevas variables en la estética del paisaje, como la movilidad, la sociabilidad o la percepción plurisensorial.Tenemos en este libro una muy interesante selección de grabaciones de distintos paisajes sonoros de Cuenca. Es una invitación a ir descubriendo esa cara invisible de una ciudad y un entorno conocidos hasta ahora casi exclusivamente por su imagen, su paisaje visual; pero es también una oportunidad para aprender a abrir de par en par las ventanas de nuestra escucha y disfrutar, padecer, distinguir, pensar sobre los sonidos que en cada ocasión nos envuelven.Todos somos oyentes del mundo y ganar en sensibilidad hacia los sonidos que provocamos y hacia los paisajes sonoros que nos rodean nos hace vivir más intensamente los lugares que habitamos y visitamos, y conocerlos mejor, porque el sonido es elemento primordial de un entorno. Identificar los sonidos propios de cada lugar y respetarlos, protegerlos, es cuidar de un patrimonio inmaterial de riqueza extraordinaria.