DIARIOS

DIARIOS (Libro en papel)

Editorial:
INSTITUCIÓ ALFONS EL MAGNÀNIM
Año de edición:
Materia
Historia
ISBN:
978-84-7822-123-3
Páginas:
1348
Encuadernación:
Rústica
Colección:
BIOGRAFIA
-5%
50,01 €
47,51 €
IVA incluido
Descatalogado

Estructurados en grandes círculos concéntricos que en ocasiones se entrecruzan o interpolan temáticamente sin voluntad de culminación resolutiva alguna, lo que hace de ellos una genuina obra abierta, estos "Diarios" son algo más que viruta del taller en que tomó cuerpo literario decisivo "El hombre sin atributos". Porque más allá del pretexto puntual de estas anotaciones a las que su autor dedicó parte de su esfuerzo durante cuatro cargadas décadas –reelaboración narrativa de muy diversos hechos y ocurrencias, tomas de posición sobre acontecimientos históricos o cosas y personas que en algún momento pudieron cruzarse en su camino, lecturas, reflexiones sobre su gran novela en trance, no menos largo y complejo, de gestación…-, lo que realmente adensa aquí, página tras página, su presencia son los grandes temas/problemas cosmovisionales, teóricoliterarios, filosóficos y artísticos de ese singular escritor doblado de pensador o pensador doblado de escritor que fue Robert Musil.

Vivisector, notario y sismógrafo fiel de los movimientos de su mundo, con el que siempre mantuvo una relación ambivalente, Musil ese "antimodernista" que exploró las entrañas éticas y estéticas de la modernidad tardía en uno de sus momentos emblemáticos, consuma, en efecto, en este "Diario", en conversación interminable con Goethe, Nietzsche y Thomas Mann –los tres más citados en sus páginas-, uno de los autoanálisis más complejos y ambiciosos, pero también más representativos y de mayor fuerza experimental e indagatoria ("ensayística"), de la conciencia literaria de nuestro siglo. Y al hacerlo lleva esos temas/problemas de resonancia epocal que laten bajo la piel no siempre transparente de sus Diarios a la condición de claves hermenéuticas de su propia obra narrativa. Lo que hace de ellos trasunto privilegiado, signo y cifra, de su autor: concreción activa de la vieja aspiración musiliana a asumir el mundo como un laboratorio, en el que, ejerciendo de modo siempre provisional e hipotético, o lo que es igual "ensayístico-perspectivista", el "sentido de la posibilidad", buscar y experimentar, disolver y recomponer una y otra vez la codificación de la vida petrificada por la costumbre, rescatar en fin, con gesto en ocasiones incluso paródico, la realidad de su condición secreta de "potencia de actualizaciones infinitamente transformables".