EL BANCO ASIÁTICO DE INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURA. LA PARTICIPACIÓN DE EUROPA Y DE ESPAÑA

EL BANCO ASIÁTICO DE INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURA. LA PARTICIPACIÓN DE EUROPA Y DE ESPAÑA (Libro en papel)

Editorial:
CEU EDICIONES
Año de edición:
Materia
Economía
ISBN:
978-84-17385-69-9
Páginas:
48
Encuadernación:
Grapado
-5%
5,00 €
4,75 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Comprar

La creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (en adelante BAII) ha supuesto una importante novedad en el ámbito multilateral, en el que hacía muchos años que no surgía una nueva entidad. Si bien las necesidades de inversión en infraestructuras en Asia son enormes, el liderazgo chino en la iniciativa fue visto con preocupación por las principales potencias mundiales, en especial Estados Unidos y Japón, que intentan contener el avance económico de China y su capacidad de influencia en Asia y el resto del mundo. Hasta la fecha los proyectos financiados por el BAII engloban a sectores como la energía, el transporte, el agua o la energía.

La respuesta europea y española al BAII ha sido en general bastante positiva. De hecho, los principales países europeos se incorporaron como miembros fundadores del BAII desde el principio, incluyendo a España, con un doble objetivo:

Por un lado, garantizar que el BAII opera con los criterios de transparencia y efectividad exigibles a una institución multilateral que opera en un ámbito en el que se debe de aplicar la máxima rigurosidad posible. Por otro, intentar impulsar al sector privado europeo (en especial en el ámbito de las infraestructuras) en Asia, donde se concentran las mayores oportunidades a nivel global.

The launch of the Asian Infrastructure Investment Bank (hereinafter referred to as the AIIB) has been a major development in the multilateral arena, where no new entity has emerged for many years. Although the needs for investment in infrastructure in Asia are enormous, China’s leadership in the initiative was seen with concern by the main world powers, especially the United States and Japan, who are trying to contain China’s economic progress and its capacity to influence Asia and the rest of the world. To date, projects financed by the AIIB cover sectors such as energy, transport, water and power.

The European and Spanish response to the AIIB has generally been quite positive. In fact, the main European countries joined as founding members of the AIIB from the beginning, including Spain, with a double objective:

On the one hand, to ensure that the AIIB operates with the criteria of transparency and effectiveness required of a multilateral institution operating in an area where the highest possible standards must be applied. On the other hand, to try to promote the European private sector (especially in the field of infrastructure) in Asia, where the greatest opportunities are concentrated at the global level.

Otros libros del autor