EL TRIUNFO DE LAS CIUDADES CÓMO NUESTRA GRAN CREACIÓN NOS HACE MÁS RICOS, MÁS LISTOS, MÁS SOSTENIBLE

EL TRIUNFO DE LAS CIUDADES CÓMO NUESTRA GRAN CREACIÓN NOS HACE MÁS RICOS, MÁS LISTOS, MÁS SOSTENIBLE (Libro en papel)

Editorial:
TAURUS
Año de edición:
ISBN:
978-84-306-0809-6
-5%
22,00 €
20,90 €
IVA incluido
Disponible en 1 mes
Comprar

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. En un planet a con enormes extensiones de espacio y en el que los avances tecnológi cos han suprimido las distancias, 3.300 millones de personas han elegi do concentrarse en estas densas aglomeraciones urbanas de altos edific ios, marañas de calles y atiborrados autobuses. Las ciudades ejercen m ayor atracción que nunca. Y no obstante, a menudo se las acusa de ser lugares poco ecológicos y saludables, caros y asolados por la delincue ncia. Edward Glaeser, uno de los más reconocidos expertos internacion ales en Economía Urbana, rompe en este libro los mitos que rodean a la s ciudades demostrando cómo estas son en realidad los lugares más -ver des-, sanos y ricos (en términos culturales y económicos) en los que p odríamos vivir. Residir en una gran ciudad es estar permanentemente ex puesto a una avalancha de ideas, gentes y experiencias extraordinarias . Glaeser viaja alrededor del planeta ¿desde los bulevares de París a las calles de Nueva York o los suburbios de Bombay¿, adentrándose en la historia urbanística y el día a día de aquellos que viven y trabaja n en estas bulliciosas metrópolis, para revelar cómo -piensan- las ciu dades y por qué se han convertido en las puertas de acceso a nuestro m undo globalizado. -Ed Glaeser es sin duda uno de los economistas más brillantes del mundo, y El triunfo de las ciudades es su obra maestra. - Steven Levitt, autor de Freakonomics y Superfreakonomics -Un libro magistral del más reconocido experto mundial en cómo y por qué funcion an las ciudades. Completo, fascinante y absolutamente recomendable.- T im Harford, autor del best seller El economista camuflado -Leer a Edw ard Glaeser le da a uno el mismo ímpetu para caminar y fijarse en todo que las Hojas de hierba de Whitman o el Fervor de Buenos Aires de Bor ges.- Antonio Muñoz Molina