EL TRIUNFO DE LAS CIUDADES

EL TRIUNFO DE LAS CIUDADES. CÓMO NUESTRA GRAN CREACIÓN NOS HACE MÁS RICOS, MÁS LISTOS, MÁS SOSTENIBLES, MÁS (Libro en papel)

Editorial:
TAURUS
Año de edición:
Materia
Economía
ISBN:
978-84-306-0809-6
Páginas:
496
Encuadernación:
Bolsillo
-5%
22,00 €
20,90 €
IVA incluido
Disponible en 10 días
Comprar

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. En un planet a con enormes extensiones de espacio y en el que los avances tecnológi cos han suprimido las distancias, 3.300 millones de personas han elegi do concentrarse en estas densas aglomeraciones urbanas de altos edific ios, marañas de calles y atiborrados autobuses. Las ciudades ejercen m ayor atracción que nunca. Y no obstante, a menudo se las acusa de ser lugares poco ecológicos y saludables, caros y asolados por la delincue ncia. Edward Glaeser, uno de los más reconocidos expertos internacion ales en Economía Urbana, rompe en este libro los mitos que rodean a la s ciudades demostrando cómo estas son en realidad los lugares más -ver des-, sanos y ricos (en términos culturales y económicos) en los que p odríamos vivir. Residir en una gran ciudad es estar permanentemente ex puesto a una avalancha de ideas, gentes y experiencias extraordinarias . Glaeser viaja alrededor del planeta ¿desde los bulevares de París a las calles de Nueva York o los suburbios de Bombay¿, adentrándose en la historia urbanística y el día a día de aquellos que viven y trabaja n en estas bulliciosas metrópolis, para revelar cómo -piensan- las ciu dades y por qué se han convertido en las puertas de acceso a nuestro m undo globalizado. -Ed Glaeser es sin duda uno de los economistas más brillantes del mundo, y El triunfo de las ciudades es su obra maestra. - Steven Levitt, autor de Freakonomics y Superfreakonomics -Un libro magistral del más reconocido experto mundial en cómo y por qué funcion an las ciudades. Completo, fascinante y absolutamente recomendable.- T im Harford, autor del best seller El economista camuflado -Leer a Edw ard Glaeser le da a uno el mismo ímpetu para caminar y fijarse en todo que las Hojas de hierba de Whitman o el Fervor de Buenos Aires de Bor ges.- Antonio Muñoz Molina