JERÓNIMO IBRÁN Y MULÁ (1842-1910) UN MODELO DE INGENIERO DE MINAS PROMOTOR DE LA PRIMERA REVOLUCIÓN

JERÓNIMO IBRÁN Y MULÁ (1842-1910) UN MODELO DE INGENIERO DE MINAS PROMOTOR DE LA PRIMERA REVOLUCIÓN (Libro en papel)

Editorial:
KRK EDICIONES
Año de edición:
ISBN:
978-84-96476-90-5
Encuadernación:
Rústica
-5%
29,95 €
28,45 €
IVA incluido
Disponible en 10 días
Comprar

Biografía que indaga en la personalidad y la obra del que fuera alma de la Fábrica de Mieres, de Duro Felguera y de los Ferrocarriles Económicos de Asturias, el gran maestro de los ingenieros que promovieron la industrialización asturiana.


Ibrán fue en efecto el verdadero impulsor de la nueva sociedad industrial Fábrica de Mieres después de que el capitalista francés Numa Guilhou la comprara en 1861, en plena crisis, al grupo del duque de Riánsares, promoviendo su modernización y su especialización productiva a partir de 1873 en que se incorpora a la sociedad, lo que después de tres décadas anteriores de fracasos de la antigua Anglo Asturiana iba a convertir a la empresa de Guilhou en el motor del desarrollo de la cuenca del Caudal.


Después de levantar esta gran iniciativa empresarial y de la mano de Guilhou y de consolidarla luego con la participación de la familia Pidal, Ibrán dirigiría la Escuela de Capataces de Mieres para formar a los técnicos y profesionales que debían garantizar la buena marcha industrial del Principado; participaría junto a sus compatriotras de origen catalán, los Masaveu, en el lanzamiento de la nueva actividad cementera en Tudela Veguín y sobre todo en la creación de los ferrocarriles Económicos de Asturias para explotar los recursos de la zona oriental de la región; se incorporaría de la mano de su aventajado discípulo Adaro en el consejo de administración de Duro Felguera; entraría junto con los Tartiere y los Bertrand en la Sociedad Industrial Santa Bárbara y en la fábrica La Amistad; promovería con los Alvaré de Avilés y el marqués de Canillejas la gran Azucarer de Lieres, y aún tendría tiempo de ser diputado provincial, vicepresidente de la Diputación y hasta presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo.


Jerónimo Ibrán era ciertamente un gran maestro, y un promotor excepcional que tuvo un protagonismo decisivo en las grandes iniciativas empresariales que vivió Asturias entre 1873, cuando empezó a trabajar en Mieres, y 1910, cuando murió en Oviedo.


El libro de Ramón Mañana tiene el notable mérito de recuperar buena parte de la memoria industrial de esta región y en concreto la magna obra de Ibrán, que levantando fábricas, explotando minas, fundando sociedades, promoviendo sociedades y protegiendo los intereses económicos de Asturias, fue a lo largo de cerca de medio siglo uno de los más grandes ingenieros y empresarios de la Asturias industrial.