LA JORNADA REAL DE FELIPE III A PORTUGAL EN 1619

LA JORNADA REAL DE FELIPE III A PORTUGAL EN 1619 (Libro en papel)

Editorial:
BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO
Año de edición:
Materia
Historia
ISBN:
978-84-340-2333-8
Páginas:
378
Encuadernación:
Otros
-5%
38,00 €
36,10 €
IVA incluido
En stock
Comprar

La Jornada Real del Rey Don Felipe a su reino de Portugal, en la primavera y verano de 1619, y en medio de unas circunstancias políticas complicadas, constituyó un gran acontecimiento, muy esperado y celebradísimo por los cronistas y poetas del momento. Hacía muchos años que el Rey de Portugal no visitaba el reino, y la principal intención de la visita regia era la de intensificar los vínculos del monarca con sus vasallos lusitanos. Para lograr la deseada propaganda, se encargó al cronista de Portugal la redacción de un relato encomiástico de la Jornada, que fue publicada en Madrid en 1622.
La edición, realizada por la Imprenta Real, se ilustró ricamente y se hizo en las dos lenguas, portugués y castellano, en lo que, sin duda, fue un gran alarde editorial en aquella época. El autor del relato, João Baptista Lavanha (Lisboa c.1555-Madrid 1624), fue uno de los cosmógrafos y científicos que más se distinguió en las Españas filipinas, cuyos trabajos en la corte de los primeros Felipes marcaron toda una época de la ciencia náutica y de la navegación. También fue un erudito historiador. Escribió en ambas lenguas una gran cantidad de obras, y su prestigio se mantiene aún. Para ilustrar la obra convenientemente se recurrió a uno de los mejores grabadores que entonces fungían en la corte: Jan Schorkens (Amberes ¿1595-1630?), que había acompañado a la corte en la Jornada Real a Portugal, y era por tanto testigo de vista de todos los hechos relatados. Pero en esta tarea de ilustración tuvo también parte Domingos Vieira Serrão (Tomar, Portugal ¿1570?-1632), pintor de cámara del Rey, que fue el autor del dibujo para la mejor de las once láminas abiertas e impresas por Schorkens: la gran vista de la ciudad de Lisboa desde el Tajo
Las labores de impresión se encomendaron al mejor impresor de la época
en Madrid: el italiano Tomás Junti (1577-1624), y responsable de la Imprenta Real que se había creado en 1594, precisamente para dotar a la corte de la más moderna tecnología disponible en la Europa de la época, y evitar con ello las importaciones masivas y costosas.
Por vez primera en la historia de la imprenta española, una misma obra, ciertamente lujosa y costosa, se editó simultáneamente en dos lenguas; y también fue aquél el primer caso de edición de una misma obra en castellano y en portugués, o sea en las dos principales lenguas peninsulares. Todo ello justifica esta nueva edición, en memoria de una época en la que todas las Españas estaban unidas bajo una sola corona.