MEMORIAS DE UN OFICIAL DEL EJÉRCITO ESPAÑOL

MEMORIAS DE UN OFICIAL DEL EJÉRCITO ESPAÑOL. CAMPAÑAS CONTRA BOLÍVAR Y LOS SEPARATISTAS DE AMÉRICA (Libro en papel)

Editorial:
ESPUELA DE PLATA
Año de edición:
Materia
Historia
ISBN:
978-84-17146-90-0
Páginas:
308
Encuadernación:
Bolsillo
-5%
19,90 €
18,91 €
IVA incluido
Disponible en 48 horas
Comprar

Espuela de Plata rescata para el bicentenario de la batalla de Boyacá (7 de agosto de 1819), hito fundacional de la República de Colombia, un relato originalmente publicado en 1856. Los seres humanos y los libros de historia se conectan íntimamente, nutriéndose ambos de los acontecimientos vividos y de la artificiosa relevancia que da la moda y el interés. Este libro, que sólo contó con reediciones en los años 1877 y 1903, acabó siendo olvidado definitivamente en 1916. Con él, fueron también olvidados las miles de personas que dieron su vida por sostener ideas propias y ajenas, y que hicieron de un océano convertido durante siglos en espacio de dominación e intercambio, una rigurosa e inabarcable extensión de aguas entre tierras estancas. El capitán Sevilla, que fue sobrino del general Pascual Enrile, segundo al mando del ejército expedicionario enviado a la reconquista de América en 1815, gozó de una privilegiada posición y acceso a los documentos y reuniones en las que se decidieron las estrategias del Ejército Español. Y vivió en su persona y relató con todo detalle, un proceso que supuso el fin de la presencia española en territorio americano.

Rafael Sevilla (El Puerto de Santa María, 1795). Sobrino del almirante Pascual Enrile y de Juliana María de Morales y Castejón, marquesa de Sales e hija del mariscal de campo de los Reales Ejércitos Francisco Javier Morales Pérez Castejón, capitán general de Chile. Sevilla comenzó su carrera militar como guardiamarina en 1808 y se retiró como coronel vivo y efectivo de infantería, formando parte del Estado Mayor de la plaza de Puerto Rico. Hasta su retirada, sirvió como subteniente (abril de 1813), teniente (septiembre de 1814), adicto al Estado Mayor General (febrero de 1816), capitán en agosto del mismo año, primer comandante (mayo de 1832), sargento mayor de la plaza de Puerto Rico y teniente coronel (noviembre de 1844) y coronel vivo y efectivo de infantería en 1846. Durante la guerra de independencia contra Francia, fue capturado por las tropas francesas, quedando como prisionero durante dos años. En América, por cuyos servicios recibió la Real y Militar Orden de San Hermegildo, sirvió en la expedición de Pablo Morillo y formó parte del batallón de la Unión, del ligero de cazadores de Cachirí y del regimiento de infantería de Granada, entre otros.