MÚSICA, HUMANISMO Y FESTIVALES EN EUROPA, 1943-1969:

MÚSICA, HUMANISMO Y FESTIVALES EN EUROPA, 1943-1969: "... UNA OBLIGACIÓN CONTINUA DE MEDITAR" (Libro en papel)

Editorial:
UNIVERSIDAD DE CANTABRIA
Año de edición:
Materia
Música y danza
ISBN:
978-84-8102-830-0
Páginas:
370
Encuadernación:
Rústica con solapa
-5%
14,00 €
13,30 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Comprar

La vida de FEDERICO SOPEÑA IBÁÑEZ (1917-1991) se desarrolló en los ámbitos de la música, el sacerdocio y la política: tres caminos "aparentemente incompatibles" que Sopeña, a juicio del profesor Delgado García, "quiso vivir plena y simultáneamente desde su condición esencial de intelectual".

La música occidental de tradición escrita, algunos de los festivales más destacados organizados en torno a este arte y el papel esencial que ambos elementos podían desempeñar en la reconstrucción cultural y política de la Europa de la segunda posguerra son el hilo conductor de los textos de Federico Sopeña seleccionados en el presente volumen, a saber: Dos años de música en Europa: Mozart-Bayreuth-Stravinsky (1942), La música europea de estos años (1947), La música en el extranjero: diario de viaje (1954) y Sentido de la historia de los festivales (1969).

Su principal interés reside en cuatro aspectos: primero, que al estar escritas en diferentes periodos históricos (la Segunda Guerra Mundial, la inmediata posguerra y la guerra cultural o fría que partió Europa en dos bloques aparentemente irreconciliables) nos permiten corroborar la total determinación que el enfrentamiento mundial ejerció en la música, a la vez que comprobar la medida en que se produjeron o no "durante este tiempo" cambios en el pensamiento musical de Sopeña, recuérdese, uno de los sacerdotes, musicógrafos y gestores culturales más influyentes del franquismo; segundo, que de su propósito de levantar acta de la vida musical europea se puede colegir el destacado papel propagandístico atribuido a la música por el poder político en las décadas centrales del pasado siglo; tercero, la importancia que el fenómeno de los festivales jugó en la historia de la música de este mismo período, y, muy especialmente, en los casos alemán y español; y, cuarto, el valor conferido por Sopeña a la gran tradición musical germánica, en tanto esencia de un humanismo llamado a ser la columna vertebral de la reconciliación y la unión política continentales.