SOLDADOS SIN HISTORIA. LOS PRISIONEROS DE GUERRA EN ESPAÑA Y FRANCIA A FINALES DEL ANTIGUO RÉGIMEN L

SOLDADOS SIN HISTORIA. LOS PRISIONEROS DE GUERRA EN ESPAÑA Y FRANCIA A FINALES DEL ANTIGUO RÉGIMEN L (Libro en papel)

Editorial:
UNIVERSIDAD DE OVIEDO
Año de edición:
ISBN:
978-84-9704-582-7
-5%
25,00 €
23,75 €
IVA incluido
Disponible en 48 horas
Comprar

Los historiadores de la guerra suelen olvidar el sufrimiento de los ho mbres. Presentan los acontecimientos con frialdad, como si las tropas fueran peones de marfil en un tablero de tierra. Pero no es así. Dejan do a un lado el sufrimiento y el dolor de los heridos o de quienes pie rden a sus seres próximos, hay individuos que pasan a vivir en una ter rible situación, los prisioneros de guerra: el desconcierto y la desaz ón por el porvenir se adueñan de ellos, pues su vida no está garantiza da o va a desarrollarse en unas condiciones penosas. Estos estados han sido obviados y son escasísimos los estudios de que han sido objeto l os prisioneros de guerra durante la Edad Moderna.Esta obra pretende co ntribuir a llenar un vacío en la historiografía española sobre el asun to, para lo que se ofrece el estudio y edición de la correspondencia d e Dionisio Tomás de las Cagigas, un marino español que sufrió el cauti verio de guerra entre 1794 y 1795, en Francia, y en alta mar a manos d e Inglaterra, testimonio gracias al cual tomamos contacto con los avat ares del fenómeno político que marca el punto final del Antiguo Régime n y conocemos la realidad de los prisioneros de guerra extranjeros en Francia en unos años que cambiaron el mundo, al mismo tiempo que se es tudian las condiciones de vida de los franceses en España en ese perio do.Además de los diversos problemas materiales que genera la captura d e prisioneros (su elevado número, la necesidad de alojarlos, vestirlos y alimentarlos, los gastos económicos derivados?), se vive en esta ép oca un abierto debate entre las autoridades militares y civiles acerca de la consideración del enemigo y del trato que merece tras ser captu rado: mientras algunos oficiales salen en defensa de los prisioneros d e guerra, a quienes contemplan como hombres de armas que merecen toda consideración, dirigentes políticos como Godoy insisten en que se les restrinjan todas las posibilidades de movimiento o comunicación. Final mente se impondrá la opción más radical, motivada por el pánico que se siente hacia la Revolución y su difusión entre el conjunto de las mon arquías europeas.