UNA LUZ ENCENDIDA DORA DEL HOYO

UNA LUZ ENCENDIDA DORA DEL HOYO (Libro en papel)

Editorial:
EDICIONES PALABRA
Año de edición:
ISBN:
978-84-9840-572-9
-5%
18,00 €
17,10 €
IVA incluido
Disponible en 2 semanas
Comprar

Dora del Hoyo nació en un pueblo de Castilla y León, en 1914. Tras efectuar los estudios elementales, muy joven comenzó a trabajar como empleada doméstica. En 1939 se trasladó a Madrid, donde alcanzó un merecido prestigio en su ámbito profesional. En 1946, pidió la admisión en el Opus Dei: fue la primera numeraria auxiliar en la Obra. Ese mismo año, se trasladó a Roma. Con su trabajo escondido y su recia abnegación, fue una ayuda inestimable para san Josemaría Escrivá de Balaguer y para la expansión del Opus Dei por el mundo.Con su trabajo escondido y su recia abnegación, constituyó una ayuda inestimable para San Josemaría Escrivá de Balaguer y para la expansión de la Obra por el mundo. Dora del Hoyo nació en un pueblo de Castilla y León, en 1914. Tras efectuar los estudios elementales, muy joven comenzó a trabajar como empleada doméstica. En 1939 se trasladó a Madrid, donde alcanzó un merecido prestigio en su ámbito profesional. En 1946, pidió la admisión en el Opus Dei: fue la primera numeraria auxiliar en la Obra. Ese mismo año, se trasladó a Roma. Con su trabajo escondido y su recia abnegación, fue una ayuda inestimable para san Josemaría Escrivá de Balaguer y para la expansión del Opus Dei por el mundo. San Josemaría valoró siempre mucho el trabajo de sus hijas numerarias y numerarias auxiliares, que se dedican profesionalmente a las tareas del hogar en los centros del Opus Dei. Explicaba que esas tareas constituyen como la ´espina dorsal´ sobre la que se apoya toda la labor apostólica. Y afirmaba: ´­Es una cosa de primera importancia el trabajo en el hogar! Por lo demás, todos los trabajos pueden tener la misma calidad sobrenatural: no hay tareas grandes o pequeñas; todas son grandes, si se hacen por amor´ (Conversaciones con Monseñor Escrivá de Balaguer, n. 109). Dora falleció el día anterior a cumplir los 90 años. Murió feliz y ´joven´, porque era una mujer enamorada: enamorada de Cristo, del Opus Dei, de su trabajo. Por eso, fue ´una luz encendida´ para las personas que la trataron en vida, y seguirá siéndolo para quienes la conozcan a través de sus recuerdos. El día 18 de junio de 2012 el Obispo Prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría, presidió en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma), le sesión de apertura del Proceso sobre la vida, virtudes y fama de santidad de Dora del Hoyo.