VIDA Y OBRA DEL PINTOR MALAGUEÑO HORACIO LENGO MARTÍNEZ DE BAÑOS (1834-1890)

VIDA Y OBRA DEL PINTOR MALAGUEÑO HORACIO LENGO MARTÍNEZ DE BAÑOS (1834-1890) (Libro en papel)

Editorial:
UNIVERSIDAD DE MÁLAGA
Año de edición:
Materia
Historia del arte
ISBN:
978-84-17449-88-9
Páginas:
411
Encuadernación:
Rústica
-5%
20,00 €
19,00 €
IVA incluido
Disponible en 10 días
Comprar

No resulta fácil acercarse a la figura de Horacio Lengo, uno de los autores más importantes de la pintura malagueña del siglo XIX y, también, uno de los que mejor supo representar la pintura ecléctica y comercial del panorama nacional.

En su afán por ampliar los conocimientos adquiridos en Cádiz con Martínez del Rincón, Lengo vuelve a Málaga, integrándose en el ambiente cultural malagueño y participando en dos exposiciones: Nacional de Bellas Artes, de 1871 y Liceo de Málaga, de 1872. Pero siente que necesita avanzar en el conocimiento de la pintura. Para ello y siguiendo la costumbre de muchos pintores españoles, Lengo busca fuera de España la enseñanza que necesita, encontrándola en París y en el estudio del pintor Léon Bonnat. Tras su aprendizaje y una vez de regreso, retoma en Málaga su vida tanto personal como artística, participando en la exposición que organiza el Ayuntamiento con motivo de la venida del Rey Alfonso XII a la ciudad. Por último se traslada a Madrid junto a su familia, donde se dedicará a pintar, exponer y, sobre todo, a vender sus cuadros entre la nobleza y la alta burguesía coleccionista. El 3 de julio de 1890, Lengo pone fin a su vida. El estudio de su obra incluye Óleos, Pastel, Acuarelas, Dibujos y Artes aplicadas, que abarcan los géneros cultivados por el pintor: Pintura de género, Paisajes y Marinas, Tipos costumbristas, Retratos, Naturalezas vivas y muertas, Apólogos literarios, Pintura comercial y Carteles, a los que habría que añadir las caricaturas realizadas tanto en Málaga como Cádiz. Con esta monografía, creemos haber probado que Horacio Lengo no sólo fue el exquisito pintor de los "caprichos" y apólogos literarios que tanto gustaban a sus coetáneos que los encargaban y adquirían, sino que supo demostrar su valía en otros géneros, como el retrato o la escenografía.