VIVIR ENTRE BASTIDORES: BORDADO, MUJER Y DOMESTICIDAD EN LA ESPAÑA DE LA EDAD MODERNA

VIVIR ENTRE BASTIDORES: BORDADO, MUJER Y DOMESTICIDAD EN LA ESPAÑA DE LA EDAD MODERNA (Libro en papel)

Editorial:
UNIVERSIDAD DE CANTABRIA
Año de edición:
Materia
Artes
ISBN:
978-84-19024-08-4
Páginas:
422
Encuadernación:
Rústica
-5%
30,00 €
28,50 €
IVA incluido
En stock
Comprar

Las artes textiles, especialmente el hilado, han sido actividades impuestas tradicionalmente a las mujeres. Los libros de moral y de conducta, salidos de la pluma de escritores como Juan Luis Vives o fray Luis de León, además de obras literarias como La Celestina, establecieron una honda ligazón entre las mujeres y la rueca o el huso, el hilo o la aguja. Estas fuentes y la documentación de los archivos revelan que la sociedad patriarcal ha utilizado las labores textiles para construir un ideal de feminidad y para controlar los espacios, los tiempos, las actividades y, en definitiva, la vida de las mujeres. En los albores de la Edad Moderna y entre las féminas de condición social elevada, triunfó una de estas labores textiles: el bordado. El bordado y otras artes de la aguja con él emparentadas, cumplieron funciones similares a la hora de crear un modelo de mujer virtuosa y honesta, una mujer anclada a la esfera doméstica. Pero las féminas hicieron del bordado un recurso creativo, a través del cual, combinando técnicas, materiales y motivos, se transmitieron conocimientos y enhebraron relatos para hacer oír su voz. El bordado fue un mecanismo de dominio, incluso de domesticación de las féminas, pero a la vez fue un medio de expresión para ellas, cuando no de subversión de los valores sociales del momento. A lo largo de los distintos capítulos que conforman esta obra se estudian estos aspectos. Se incide en la relación entre textil y virtud femenina, entre bordado y los espacios domésticos, entre las labores de aguja y la palabra femenina. Se aborda también el análisis de los instrumentos, los modelos, las técnicas y las complejas obras creadas por las mujeres a lo largo de la Edad Moderna. Porque estudiar el bordado es fundamental para reconstruir la vida de las mujeres, para entender cómo un grupo subordinado y numeroso utilizó las vías que estaban a su alcance para inventar e idear. También lo es para recuperar unas creaciones en su mayor parte desaparecidas y olvidadas. En definitiva, estudiar el bordado es estudiar la historia de las mujeres.

Otros libros del autor